Gastroenteritis

La gastroenteritis en una de las patologías digestivas más frecuentes en el perro, especialmente en estas fechas con los excesos navideños.

Se trata de una inflamación del tracto digestivo, gastritis si hablamos del estómago (vómitos), enteritis si hablamos del intestino (diarrea), gastroenteritis si hablamos de ambos (vómitos y diarreas). Las causas y los síntomas varían en función de la zona más afectada y de la gravedad.

Hablemos primero de las causas más frecuentes:

–        Enfermedades infecciosas, existen diversas enfermedades infecciosas que producen gastroenteritis tanto víricas como bacterianas, entre ellas se encuentran la parvovirosis, moquillo, salmonelosis, coronavirus,… Algunas de ellas pueden ser muy graves incluso mortales, por eso es importante tener bien vacunada a nuestra mascota a lo largo de toda su vida. También existen patógenos menos agresivos que resuelven en 24-48 horas.

–        Enfermedades parasitarias, los parásitos intestinales también producen cuadros de gastroenteritis, perdominando generalmente las diarreas. Si mantenemos una buena desparasitación prevenimos muchas de ellas.

–        Alergias/Intolerancias alimentarias, muchos perros son intolerantes a ciertos componentes del alimento cono puede ser el gluten y el pollo y es necesario darles un dieta especial, bien a base de una proteína diferente como puede ser cordero o pescado, bien con piensos hipoalergénicos con proteínas hidrolizadas para “hacerlas más pequeñas” y que el animal pueda digerirlas

–        Alimentos en mal estado, los perros frecuentemente comen todo lo que está a su alcance, tanto en casa como en la calle. Por eso es importante evitar que tengan acceso al cubo de basura, restos de alimentos y vigilarlos durante el paseo para que no coman nada del suelo.

–        Huesos, haremos una especial mención a los huesos por existir la creencia tan extendida de que el perro debe comer huesos. Los huesos están PROHIBIDOS  en la dieta del perro, sólo producen gastroenteritis, estreñimiento, pancreatitis, perforaciones,…incluso la muerte del animal y no son nada nutritivos.

–        Ingestión de objetos, especialmente los cachorros tienen tendencia a ingerir todo tipo de objetos que pueden causar gastroenteritis en incluso terminar en cirugía por obstrucción.

–        Intoxicaciones, los perros pueden ingerir accidentalmente venenos diversos o alimentos que son tóxicos para ellos, como el chocolate o la cebolla. Si el cuadro de gastroenteritis es grave o sabemos que ha ingerido algún veneno debemos acudir rápidamente a nuestro veterinario para realizar un lavado de estómago e instaurar cuanto antes el tratamiento adecuado, ya que la vida de nuestra mascota puede estar en peligro.

–        Otras causas menos frecuentes pero que también importantes son causas por enfermedad renal, hepática, pancreática, tumores,….

Como vemos existen diversas causas que pueden causar gastroenteritis en nuestros perros, así que debemos conocer las medidas para prevenirlas

–        Una buena alimentación es fundamental, lo ideal es administrar un pienso adecuado y de buena calidad y evitar darles de comer de nuestra comida.

–        Vigilar que no tengan acceso al cubo de la basura ni a restos de comida, así como vigilarlos durante el paseo para que no coman nada del suelo.

–        Mantenerlos correctamente desparasitados y vacunados evitará infecciones graves

–        Mantener objetos que puedan tragarse así como productos de limpieza fuera del alcance de nuestras mascotas especialmente de los cachorros

–        Si utilizamos algún tipo de veneno o insecticida asegurarnos de que el animal no tenga acceso y no puede ingerirlo accidentalmente

–        Un vómito o que el animal defeque un poco blando no son signos de alarma, pero si vemos que persiste o que el animal está muy decaído, tiene fiebre, dolor abdominal fuerte, …debemos acudir cuanto antes al veterinario

Si nuestro perro tiene vómitos y diarreas lo primero que tenemos que hacer es dejarlo en ayunas. Si pasadas unas horas no vomita podemos empezar a ofrecerle agua poco a poco y después comida. La comida tiene que ser dieta blanda como arroz hervido con pollo sin piel ni huesos, jamón de york,…repartida en varias tomas en pequeñas cantidades.

Si el animal no mejor, persisten o empeoran los síntomas, tiene fiebre, está muy decaído o tiene dolor abdominal fuerte, es importante acudir cuanto antes al veterinario ya que puede tratarse de algo grave y necesitar tratamiento adecuado, incluso suero intravenoso.

 

Haremos una mención especial a las comidas Navideñas ya que estamos en estas fechas. Al igual que nosotros los perros suelen comer en exceso en estas fechas y pueden terminar padeciendo gastroenteritis, debemos evitar especialmente comidas muy grasas, huesos y excesiva proteína, ya que puede causar cuadros más graves como pancreatitis u obstrucciones.

 

Si tienes cualquier duda consulta con nosotras y te recomendaremos que hacer

Drop a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

veterinariaartica.es utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies