Cómo enseñar a un cachorro

Una de las primeras cosas que tenemos que hacer cuando adquirimos un cachorro es enseñarle a hacer sus necesidades en un lugar concreto de la casa o en la calle. Es importante empezar cuanto antes y que colabore toda la familia.

El cachorrito hace sus necesidades en cualquier parte porque nadie le ha enseñado a hacerlo de otro modo, así que es nuestro trabajo y deber como propietarios enseñarle. Debemos ser constantes y tener paciencia, lo mejor es darle muchas oportunidades para que lo haga bien y premiarles y darle pocas oportunidades para que lo haga mal. A veces debemos pensar que el error es del dueño que no ha estado lo suficientemente atento a las necesidades de su cachorrito; con este pensamiento conseguimos estar más atentos y frustrarnos menos.

Consejos a seguir:

–        Localizar un lugar que les estimule, los sitios con hierba, tierra,… suelen estimularles. En casa podemos colocar papel de periódico en un rincón y si no es suficiente mancharlo con un poco de orina.

–        No sirve de nada reñirles cuando llegamos a casa y vemos los excrementos o la orina, no son capaces de entenderlo. Es mejor vigilar cuando van a defecar, cortarles con un ruido seco y llevarles al periódico. Cuando terminan de hacer sus necesidades en el sitio adecuado debemos premiarles efusivamente.

–        Darle muchas oportunidades para que haga bien, sacarle por lo menos 6-7 veces al día o vigilarlo de cerca si todavía no puede salir a la calle. Después del juego, después de comer, después de dormir,… son momentos en los que suelen hacer sus necesidades.

–        Establecer límites para que pueda olfatear sin tirarle de la correa pero sin dejar que nos lleve de un lado para potro.

–        Hasta que no haga sus necesidades no comenzaremos el paseo.

–        Mantener una rutina de horarios en los paseos.

–        Hay casos en los que se puede mantener al animal en un trasportín grande o corralillo cuando se queda solo en casa, ya que ahí dentro no suelen hacer sus necesidades, así no le damos oportunidad de que haga mal.

Todo esto requiere como hemos dicho constancia y paciencia. En caso de que el cachorrito no tenga puestas todavía las vacunas restringiremos estos consejos al hogar, ya que todavía no puede salir a la calle.

En resumen, debemos darles muchas oportunidades para que hagan bien y premiarles y pocas oportunidades de que hagan mal.

 

Drop a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

veterinariaartica.es utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies